Noticias

Entérate de las últimas noticias de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria

La Inclusión Financiera de las mujeres beneficia a todos: Dra. Hernández

(Entrevista de AFI traducida al español)

En concordancia con el Día Internacional de la Mujer 2021, AFI se puso en contacto con las mujeres líderes de su red para compartir su visión sobre el empoderamiento de las mujeres y el importante papel que desempeñan las mujeres en la inclusión financiera. Esta entrevista es realizada a la Dra. Margarita Hernández, Superintendente de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria (SEPS) en Ecuador. 

AFI: ¿Por qué  es  importante  para  usted la inclusión  financiera de las mujeres?

Dra. Hernández: La inclusión financiera es una prioridad para los gobiernos, las autoridades financieras y reguladoras y los organismos de desarrollo de todo el mundo por su  capacidad para eliminar la pobreza, reducir la brecha de género de ingresos y, lo que es más importante, alinear las ambiciones nacionales con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La inclusión financiera puede desempeñar un papel importante en la expansión de la productividad de las mujeres, así  como  en el desarrollo personal y  familiar, en  particular  cuando  las mujeres  son  las  jefas  de los hogares.

Las mujeres de los países en  desarrollo se quedan rezagadas  con respecto a los hombres en un nueve por ciento  a  la  hora de  tener  una  cuenta financiera,   y  la cifra en América Latina se sitúa  en  el dos  por  ciento menos.

En Ecuador, una encuesta nacional en 2018 encontró  que el 54% de los hombres  poseen  una  cuenta  de ahorros  en comparación con  sólo  el 46% de  las mujeres. Estas  cifras  fueron  aproximadamente sin cambios para  el  acceso al  crédito  con  55% para los hombres y 45% para las mujeres.

Dentro de la jurisdicción del SEPS,  la  brecha de género se reduce  para  los depositantes  con  un 49% para las mujeres frente al 51%  para los hombres, a  diciembre de  2020. Sin embargo,  esta  tendencia  es  inversa  para los beneficiarios de préstamos  con  44% para las mujeres en comparación  con  56%  para los hombres.

Los países siguen  enfrentando  barreras culturales,   menor  movilidad  debido  a  la  falta  de  tiempo,  limitaciones sociales y  acceso limitado  a los servicios financieros  digitales.  En respuesta,   las entidades gubernamentales  deben  aunar  sus fuerzas  para  resolver los desafíos de acceso y uso de los servicios  financieros  a través de la regulación y mediante la adaptación de sus productos para adaptarse  a  mercados   específicos, así como eliminando obstáculos tales como requisitos restrictivos y garantías obligatorias  que  desalientan el acceso y el uso de los servicios financieros por parte  de las mujeres.

AFI: ¿Cuáles  son las mayores oportunidades a  las que se  enfrenta  para  desarrollar  e  implementar  políticas  y  regulaciones centradas    en  la  inclusión  financiera  de las mujeres?

Dra. Hernández: Una  de  las  mayores  oportunidades  disponibles  es  tener  información  de  entidades reguladas que  demuestre cómo se puede ajustar o fortalecer la regulación para adaptarse a las necesidades de los diferentes grupos vulnerables.

De mis  experiencias como mujer, madre, esposa y profesional, tengo una visión personal  de  las  diferentes  maneras en que las mujeres son tratadas y los  obstáculos que  deben superar  para  desempeñar con éxito  sus  funciones. Esto  se  equilibra  con tener un profundo conocimiento  del sector popular   y  solidario,   incluida  la  legislación,  que  me  ha  permitido  contribuir  positivamente  a  la  emisión  de la regulación.

Por último, la orientación de las organizaciones  multilaterales  y  la  capacidad    de  replicar  las mejores  prácticas  internacionales  ha  hecho    posible  enriquecer el marco regulatorio  del Ecuador,   beneficiando  no  sólo  la  inclusión de las mujeres en todo el sector  financiero  en general, sino también las esferas conexas en la  inclusión financiera, como las finanzas verdes  inclusivas y los  servicios financieros digitales.

AFI: Como uno  de  los  defensores de políticas de  acción  climática  inclusivas y sensibles al género,  ¿cómo  está cerrando el SEPS la brecha  entre  el  género  y el desarrollo  y  la implementación de políticas inclusivas  de  financiación  verde?

Dra. Hernández: Estamos comprometidos  y  alineados  con los objetivos de los ODS  en el trabajo  para  lograr la igualdad de  género.  Pero el empoderamiento  de  las mujeres  y las niñas  debe  nutrirse   sin  descuidar el  crecimiento,  el consumo y la producción sostenibles  y  la industrialización inclusiva.  Como  tal,  las medidas  de  lucha contra el cambio  climático  y  sus  efectos están vinculadas  a  estos  principios  cooperativos  y  forman  parte  de  nuestro  compromiso con  la  comunidad en general. 

Para alcanzar  nuestros  objetivos, la SEPS  está  trabajando  para  eliminar  las  barreras que impiden  a las mujeres acceder a  productos financieros.  A través de la colaboración  técnica  con  entidades  internacionales,  estamos   estudiando   la  incorporación del género  en  el  proceso de supervisión y control  de las organizaciones de la  economía popular y   solidaria, lo  que  nos  permitirá  identificar  las debilidades de género  en  las regulaciones, así  como   los diferentes mecanismos de  supervisión  y control.  

Ya  se  ha  hecho un trabajo sobre  regulaciones  para  incluir  productos  financieros  verdes para mujeres y hombres empresarios que contengan  mecanismos de producción  de  acuerdo  con los sistemas de análisis de riesgos  ambientales y sociales.   Además, la SEPS busca constantemente integrar el sector financiero popular y solidario con el sector real.

AFI: ¿Cuál  es  su  mensaje  a las mujeres  en  su  institución y en nuestra  red,  en  todo el mundo,  en  el Día Internacional de la Mujer,   especialmente  en  los  momentos  difíciles de  la pandemia COVID-19?

Dra. Hernández: La  emergencia  sanitaria  ha  dejado  claro    que  una  de  las  consecuencias más graves  del  aislamiento  es el estado  de  pobreza  en  el que  muchas  niñas  y  mujeres  han  sido  sumergidas  y la violencia  a la  que  muchas  han  sido  sometidas. Estos  hechos  me  han  motivado a  alzar  la  voz  y  actuar  por el cambio  en una  sociedad  que  no  ofrece  las  mismas  condiciones  de  empleo,  remuneración  y  oportunidades tanto a hombres como  a mujeres.

El aumento  de las capacidades productivas  y  la apertura de  puertas  al  financiamiento  para las mujeres es imperativo y coherente  con la búsqueda del desarrollo  y  el crecimiento nacionales.  Los estudios han demostrado  que una mayor  igualdad de género tiene un impacto  positivo  en el crecimiento  del  producto  interno  bruto  per   cápita, y la inclusión  de las mujeres  en  el  trabajo remunerado tiene un  efecto multiplicador  al  mejorar  las  condiciones de vida  de las familias. Al  invertir  en la educación  y  la  inclusión financiera  de las mujeres,    vemos un mayor  desarrollo  y  progreso entre las  familias.

Si  bien también  es  importante    dar  prioridad  al  liderazgo de las mujeres,  también   debemos  involucrar  a  los hombres  en  nuestra  lucha  por la desigualdad. Cambiar los patrones culturales  que  impiden    el  desarrollo  de  las mujeres  y  eliminar los obstáculos para que puedan alcanzar todo su potencial económico son pasos importantes para empoderar a las mujeres  como  responsables de la toma de decisiones  en la sociedad.

Por todas    estas    razones, me  gusta  aprovechar  esta  oportunidad para invitar  a las  mujeres  y  niñas  del  mundo  a  seguir  buscando  oportunidades  para  lograr  el  crecimiento personal,  profesional  y  familiar.  Hay   muchas  personas  trabajando  para lograr la  igualdad. Cada  vez hay más  mujeres  líderes  en puestos de toma de decisiones.  Y    hay  gobiernos  y  organizaciones que buscan  un  futuro mejor  para  ellos.

Vendrán mejores tiempos  para  la humanidad donde  no  haya  discriminación,  violencia  o  desigualdad,  especialmente  para las mujeres,  que  tienen  mayores  niveles  de  vulnerabilidad  debido  a las condiciones sociales,   raza,  etnia  o  tipo  de  empleo. En   este  mundo diferente,   el  verdadero  empoderamiento  de  las mujeres  nos    permitirá  desarrollar  plenamente  nuestras  capacidades.

Estamos  trabajando  para  ello,  pero  necesitamos que más  mujeres  y  hombres se unan  a  nuestra  causa,  porque  el  progreso  de las mujeres  es  el  progreso  de  todos.

Si desea revisar la publicación original pulse aquí: https://www.afi-global.org/newsroom/blogs/womens-financial-inclusion-benefits-everyone-dr-hernandez/

 

  • Compartir en: